Debido a la ausencia de Mauricio Macri por la recuperación que debe realizar tras fisurarse una costilla, el ministro del Interior se encargó de continuar con la actividad del Gobierno. También se reunió con el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck.

Ante la ausencia de Mauricio Macri debido al reposo que debe realizar luego de haberse fisurado una costilla, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, recibió este viernes a la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, quien le planteó "continuidad en las obras públicas", al tiempo que advirtió que "la caja de su provincia está comprometida".

El funcionario nacional informó a través de un comunicado que se trató de "una reunión cordial" en la que fueron repasados "los temas de gestión, de cara a un arduo año de trabajo". Y manifestó: "Creemos que tenemos que entablar un nuevo vínculo entre las provincias y la Nación porque uno de los objetivos centrales es reconstruir el federalismo",

Frigerio y Kirchner repasaron la situación financiera de dicha provincia y acordaron buscar soluciones para los problemas en esa materia; mientras que en otro tramo de la reunión examinaron los diferentes planes de infraestructura social que el gobierno nacional tiene para Santa Cruz y analizaron el impacto ambiental de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cépernic.

En declaraciones a la prensa al retirarse de Casa de Gobierno, la gobernadora sostuvo que ambos gobiernos tendrán que "cruzar información" porque "la provincia tiene extremas necesidades" y afirmó que reclamó que "no se cierren" las obras públicas.

Además, Frigerio mantuvo un encuentro con el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien se manifestó "muy conforme" por haber tratado "todos los temas que afectan a la provincia".

De la reunión, que se realizó en el despacho de Casa de Gobierno del ministro Frigerio, participaron también el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el senador nacional del Frente para la Victoria (FpV) Miguel Ángel Pichetto.