La artista luxemburguesa Déborah de Robertis, se sacó la ropa como parte de su performance delante de la "Olympia" de Édouard Manet para recrear esa obra en directo, pero las cosas no salieron bien.
Según declaraciones de la abogada de la artista, Tewfik Bouzenoune, recogidas por el diario "L'Est Républicain", su clienta llevó a cabo "simplemente una performance artística".

Robertis eligió la exposición "Esplendor y Miseria: Imágenes de prostitución 1850-1910" para quitarse la ropa y filmar con una cámara la reacción del público, tal y como alegó la representante legal de la artista.

Artista desnuda en el museo
El museo cerró la sala, pidió a Robertis que se vistiera y, como esta se negó, llamó a la policía. La artista es la misma que en mayo de 2014, y también en ese museo, recreó en persona y sin autorización el cuadro de Gustave Courbet "El origen del mundo".

En aquella ocasión, con un vestido corto de lentejuelas doradas y sin ropa interior, De Robertis se sentó ante la famosa obra, abrió las piernas y, con ayuda de sus manos, mostró su sexo a los visitantes durante varios minutos.

La artista colgó entonces un video en internet en el que se veía cómo los trabajadores de ese centro se interpusieron entre ella y el público para obstaculizar la visión y, sin forzarla físicamente a interrumpir el espectáculo, procedieron a desalojar la sala.