Un brasileño que era intensamente buscado por la justicia de su país eligió Canal 7 de Santiago del Estero, para ponerse a disposición de las autoridades. Está acusado de asesinar a una persona y, en una salida transitoria, cometer un segundo crimen. Pasó cuatro años ocultándose en el norte argentino.
Se entregó en cámara
Se trata de Maco Antonio De Oliveira Ferreira de 30 años, prófugo de la justicia brasileña, quien se entregó a la policía de la Provincia de Santiago del Estero, después de cuatro años de escapar de las fuerzas de seguridad del país vecino.

El supuesto homicida eligió Canal 7 de esa provincia para entregarse y ponerse a disposición de la Justicia. Un periodista de "Diario Panorama" por pedido del reo- tuvo que acompañarlo a la División Homicidios y Delitos Complejos, donde quedó alojado por disposición de la Justicia de Crimen santiagueña, según informó este domingo El Liberal de Santiago.

Oliveira Ferreira ya estuvo en prisión aparentemente por haber asesinado a un hombre, y tras varios años recibió salidas transitorias. Justamente en una de esas salidas es en las que habría cometido un segundo crimen en contra de un empresario, y a sabiendas de que la pena que recibiría rondaría los 20 años, decidió escaparse hacia la Argentina.

Oriundo del Estado de Rondonia y padre de cuatro hijos, Marco Antonio De Oliveira Ferreira pasó cuatro años ocultándose en diferentes pueblos del norte argentino, donde aprendió a hablar un poco de castellano, lo que facilita un poco la comunicación.

"Quiere probar que no he sido el autor del crimen"
, aseguró en unas breves palabras que expresó a un periodista de Diario Panorama antes de la llegada de la Policía.

"Me pongo a disposición de la Policía, ya no aguanto más debo entregarme y pagar lo que debo"
, agregó Oliveria Ferreira.

Según señalaron las fuentes, el joven brasileño evidenció un estado de nerviosismo ante la llegada de numerosos móviles policiales, y pidió que un periodista lo acompañara hasta el edificio de la vieja terminal de ómnibus donde funciona hoy la División Homicidios y Delitos Complejos. Allí habría sido entrevistado por los detectives, y habría intentado escaparse, al parecer arrepentido de su decisión, pero fue reducido y quedó alojado en el lugar.