El muchacho de 23 años al que un vecino le pegó un tiro delante de su hijo y su esposa embarazada, al ir a reclamarle por el volumen de la música, falleció esta tarde en el hospital Finochietto de Avellaneda.
Ocurrió ayer por la tarde, en la calle Tunuyán al 200, casi esquina de Homero, en un barrio de casas bajas de la localidad de Parque Barón, en Lomas de Zamora, en dicho partido de la zona sur del Gran Buenos Aires, donde la víctima, identificada por la Policía como Alberto Alejandro Pazos (23), escuchaba música junto a familiares y amigos.

En esas circunstancias, una vecina que reside en la misma cuadra de la calle Tunuyán se le acercó y le pidió que bajara el volumen de la música, a lo que el joven accedió, dijeron los informantes.

Sin embargo, el esposo de la mujer salió de su vivienda con un arma de fuego en la mano y efectuó al menos un disparo que impactó en la cabeza de Pazos, quien fue trasladado de urgencia a la clínica 2 de Abril de Lomas de Zamora, donde los médicos constataron que presentaba una herida de bala en el parietal izquierda.

POLICIAL LOMAS DE ZAMORA.jpg
Un jefe policial precisó que luego de recibir las primeras curaciones, Pazos fue derivado al al Hospital Finochietto de Avellaneda, donde murió en las últimas horas.

En tanto, poco después del ataque, efectivos de la Coordinación Departamental de Lomas de Zamora aprehendieron a un sospechoso, identificado por los efectivos como Osvaldo Andrili (71), como presunto autor material del ataque, explicaron las fuentes.

Por su parte, un cuñado de la víctima recordó esta mañana a la prensa que todo comenzó cuando la vecina salió "gritando" para que bajaran el volumen de la música y Pazos se encontraba junto a "su hijo de cuatro años y su pareja embarazada de cuatro meses".

"Mi cuñado bajó la música y salió el loco éste con un fierro en la mano y apuntó a mi hermana en la panza y a mi cuñado en la cabeza", relató.