Fue el último encuentro previo a las primarias entre Hillary Clinton y su gran rival por la nominación presidencial demócrata, el senador Bernie Sanders. Duró dos horas y, los especialistas, indican que Clinton sacó ventajas.

Como si fueran dos púgiles en un cuadrilátero, la ex secretaria de Estado y el senador por Vermont protagonizaron en el teatro Gaillard Center de Charleston (Carolina del Sur) un vibrante careo de dos horas, centrado sobre todo en asuntos de política nacional.

El debate, emitido por la cadena NBC, tuvo lugar a dos semanas de los "caucus" (asambleas populares) en el estado de Iowa, que se desarrollarán el 1 de febrero y constituyen el pistoletazo de salida de la temporada de elecciones primarias en el país norteamericano.

hillary clinton sanders debate video
Con esa gran cita en el horizonte, Clinton abandonó la cordialidad de debates anteriores y trató de desacreditar a Sanders, en un claro reflejo del nerviosismo de la candidata favorita por el reciente avance en las encuestas del veterano senador, de 74 años, por quien prácticamente nadie apostaba hace meses en este país.

"El senador Sanders ha votado con la Asociación Nacional del Rifle (NRA), con el lobby de las armas, muchas veces. Votó por la inmunidad de los fabricantes y vendedores de armas", afirmó Clinton.

Con todo, Clinton celebró que Sanders anunciara este sábado su satisfacción por la llegada al Congreso de una propuesta de legislativa que prevé retirar la inmunidad a los vendedores y fabricantes de armas, junto lo opuesto a la ley que votó en 2005.

"Tengo un suspenso en votos para la NRA, en Vermont fui firme contra el lobby de las armas, me opongo a que se vendan en este país armas de estilo militar, estoy a favor de la revisión de antecedentes instantánea", alegó el senador.

A raíz de este asunto, los candidatos hablaron con emoción del tiroteo de un joven blanco que en junio de 2015 mató a nueve personas en la Iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel, a escasos metros del auditorio que acogió hoy el debate.

La ex secretaria de Estado, de 68 años, usó otro de sus torpedos para acusar a Sanders -quien se define como un "demócrata socialista"- de querer "romper" la reforma sanitaria del presidente de EEUU, el demócrata Barack Obama.

"Bernie quiere romper la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA, en sus siglas en inglés)", conocida popularmente como "Obamacare", aseguró Clinton. "La ACA -subrayó- es uno de los grandes logros del presidente Obama, del Partido Demócrata y EEUU. No podemos retroceder".

La reforma sanitaria, impulsada en 2010 y considerada el principal hito en política nacional de Obama, busca extender la cobertura médica a toda la población y establece la obligatoriedad de adquirir un seguro.

Sanders, que votó en su momento a favor de "Obamacare", tildó de "sandez" la acusación de Clinton y subrayó que su "propuesta" consiste en "proveer de cuidado sanitario a toda la gente".

"No voy a romper la ACA. Ayudé a redactarla. La voy a mejorar", arguyó el senador, que defiende la creación de un sistema sanitario universal que pretende financiar con una subida de impuestos, y que ahorraría gastos a la clase media.