Hace una década, Joseph Chen creó Xiaonei que significa "dentro de la escuela", una red social para conectar a compañeros de clase. Con la llegada de otras plataformas, su caída fue muy grande y dejará de operar en Wall Street.


Poco después se rebautizó como RenRen, que significa "todos", para seguir el modelo de Facebook y dar cabida a toda la comunidad internauta.

Sin la competencia de Facebook, que está vetado en China, en poco tiempo se convirtió en la red social más popular de ese país con 160 millones de usuarios registrados.

Una prueba clara de su caída es que su fundador y CEO planea recomprar todas las acciones de la compañía para decir adiós a Wall Street. Unas acciones cuyo valor oscila entre los 3 y 4 dólares, muy lejos de los 19,5 dólares del día en que aterrizó en la bolsa.

Aunque su número actual de usuarios registrados supera los 200 millones, en realidad apenas el 40% de ellos utiliza el servicio mensualmente y la plataforma no está ni siquiera entre las 60 webs más visitadas de China.

Para los expertos, no hay duda de que los culpables de esta caída en picado son las nuevas plataformas digitales como Weibo, el denominado Twitter chino, que cuenta con más de 220 millones de usuarios, o el servicio de mensajería móvil WeChat, que acumula 500 millones de cuentas.

"Básicamente, RenRen no ha sabido adaptarse a las necesidades de la sociedad. Surgió con los nacidos en la década de 1980 y no ha conseguido ni retenerlos ni atraer a otras generaciones, que han preferido opciones más avanzadas de la competencia", dijo Li Xiang, ingeniero de telecomunicaciones.

"Chen tuvo la oportunidad de desarrollar esos servicios y de convertirlos en gigantes como Youku (el YouTube chino) o Dianping (que comercializa cupones grupales). Tenía los medios para hacerlo, pero le ha faltado la visión de otros como Ma Jun (fundador de Alibaba) o Lei Jun (fundador de Xiaomi) y RenRen se ha quedado obsoleto rápidamente. En China, donde todo se mueve tan rápido, echarse la siesta puede salir muy caro", asegura Xiang.

Dentro de las razones de su desplome también se podría incluir la falta de innovación de la marca, la censura y el bloqueo de la opción para poder realizar compras a través de ella.

Hoy en día RenRen ni siquiera está dentro de los "Top 60" de las listas de preferencias de los habitantes chinos lo que parece una sentencia mortal.