El delegado Alberto William se quebró al aire por C5N al dar testimonio de lo que hoy viven él y el resto de sus compañeros. "Me da mucha bronca", admitió el hombre de 59 años.
Sol Líneas Aéreas cesó el viernes pasado sus operaciones al aducir la empresa la existencia de una "inviabilidad económica que hace imposible su operatoria" a partir de la rescisión de un contrato de asistencia que tenía con Aerolíneas Argentinas, que el Gobierno definió como "un verdadero escándalo" por el cual la compañía de bandera le aseguraba un aporte equivalente a alrededor de un millón de pesos diarios.

Sol despidos emoción
Como consecuencia de la insostenibilidad comercial de la empresa fundada en el 2005 por la familia Angeli, propietaria del Grupo Transatlántica, unos 300 empleados están pendientes de su futuro laboral, por lo cual esta mañana se manifestaban en el Aeroparque Jorge Newbery.

En ese marco, Alberto William, delegado de pilotos, quiso hacer saber: "acá inclusive hay chicas que estaban haciendo el curso para incorporarse a estos nuevos aviones, son chicas que han tardado muchos años en poder llegar a volar. Ellas nos cuidan las espaldas".

"Estas personas son madres en muchos casos y estos inescrupulosos nos dejan sin trabajo", denunció el piloto que agregó visiblemente emocionado: "me da mucha bronca, pero tengo esparanza y vamos a salir adelante; nadie nos va a dejar sin trabajo".