El técnico informático Diego Lagormacino rechazó las versiones que lo señalan como el asesino o el facilitador de la muerte de Alberto Nisman y cuestionó la versión de Sandra Arroyo Salgado. "La verdad es la que va a demostrar que yo no tuve que ver", expresó.
"Alberto me trataba igual, tal vez mejor, que al resto. No era un tipo malo por tener malos modales. Era un tipo brillante, súper inteligente", confió Lagomarsino en una entrevista con el portal Diez Sudacas.

Al ser consultado por si pensaba que Alberto Nisman se había suicidado, el informático dio más posibilidades que precisiones: "Si voy a la causa, en la que sinceramente no estoy del todo metido, aunque hable muchas veces con los peritos, todo indica que Nisman estaba solo cuando murió. Por las pruebas que hay, ¿no? Ahora, uno empieza a escuchar cosas de afuera y eso se pone en duda. Se pone en duda en la mente, no en lo fáctico. Pero, la verdad, no sé qué puudo haber pasado. Y si se suicidó, hay que ver si lo hizo porque quiso o porque lo obligaron".

"¿Sabés lo que me afectó? Que digan que era un asesino. Básicamente dijeron eso, y Arroyo Salgado dice eso. Bueno, ahora no tanto. Ahora dice que tengo algo que ver. Cambia las cosas todo el tiempo. Al principio, en enero de 2015, no me conocía, y ahora dice que era una persona de máxima confianza de la familia", manifestó el ex colaborador de Alberto Nisman, poniendo el foco en la ex esposa del fiscal.

"Es muy difícil superar ciertos ataques. Si Arroyo Salgado no hubiera parado de pegarme, a lo mejor me liquidaba. Es muy difícil soportar todo eso", admitió en la misma línea, y siempre refiriéndose a la jueza federal, que lo señaló en su momento como uno de los implicados en la muerte del fiscal.

"Dijeron que era puto, que le llevaba falopa (droga), que era ñoqui (que cobraba un sueldo del Estado sin trabajar). Terminaron diciendo que yo no era un buen profesional, que la computadora era un colador", repasó, dando cuenta de las idas y vuelyas de la causa, y de las distintas versiones que circularon.