Un informe de la Oxfam advierte que la desigualdad en el mundo, lejos de disminuir, se profundiza. En 2010 eran 388 personas las que poseían la misma riqueza que las 3.600 millones de personas más pobres.
La organización Oxfam International, que lucha para reducir la pobreza a nivel global advirtió este lunes a través de su último informe que la desigualdad en el mundo, lejos de estar en retroceso se profundiza cada día más.

El informe titulado "Una economía al servicio del 1%" analiza cómo y por qué se ha llegado a esta situación, además de presentar nuevas e inquietantes pruebas que demuestran la existencia de una crisis de desigualdad que está fuera de control.

Según los cálculos de Oxfam, cuyo nombre proviene del Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre fundado en Gran Bretaña en 1942, en 2015 sólo 62 personas poseían la misma riqueza que 3.600 millones (la mitad más pobre de la humanidad). No hace mucho, en 2010, eran 388 personas lo que marca que la desigualdad de profundiza en el mundo.

"El 1% más rico del planeta ya tiene tanta riqueza como el restante 99% de la población mundial"

Además la riqueza en manos de las 62 personas más ricas del mundo se incrementó en un 44% en apenas cinco años, algo más de medio billón de dólares (542.000 millones) desde 2010, hasta alcanzar 1,76 billones de dólares. Mientras tanto, la riqueza en manos de la mitad más pobre de la población se redujo en más de un billón de dólares en el mismo periodo, un desplome del 41%.

Desde el inicio del siglo XXI, la mitad más pobre de la población mundial sólo ha recibido el 1% del incremento total de la riqueza mundial, mientras que el 50% de esa "nueva riqueza" ha ido a parar a los bolsillos del 1% más rico.

Oxfam advierte además que los ingresos medios anuales del 10% más pobre de la población mundial, en quienes se concentran pobreza, hambre y exclusión, han aumentado menos de tres dólares al año en casi un cuarto de siglo. Es decir que sus ingresos diarios han aumentado menos de un centavo al año.

"La riqueza en manos de las 62 personas más ricas del mundo creció 44% en sólo 5 años"

La creciente desigualdad económica perjudica a todo el mundo, ya que debilita el crecimiento y la cohesión social. Pero es la población más pobre la que sufre sus peores consecuencias. Quienes defienden el statu quo afirman que la preocupación por la desigualdad está impulsada por una "política de la envidia", y suelen mencionar la reducción del número de personas en situación de pobreza extrema como prueba de que la desigualdad no es un problema tan grave. "Están equivocados" advierte Oxfam.

"Es innegable que los grandes beneficiados de la economía mundial son quienes más tienen. Nuestro sistema económico está cada vez más distorsionado y orientado a favorecerles. Lejos de alcanzar a los sectores menos favorecidos, los más ricos están absorbiendo el crecimiento de los ingresos y la riqueza mundial a un ritmo alarmante. Una vez en sus manos, un complejo entramado de paraísos fiscales y toda una industria de gestores de grandes patrimonios garantizan que esa riqueza no sea redistribuida, quedando fuera del alcance de la ciudadanía en su conjunto y de los Gobiernos. Según una estimación reciente, la riqueza individual que se encuentra oculta en paraísos fiscales asciende ya a 7,6 billones de dólares, una suma mayor que el PBI del Reino Unido y Alemania juntos" indica el informe que advierte además que "la creciente desigualdad económica también agrava la desigualdad entre hombres y mujeres".

"Los grandes beneficiados de la economía mundial son quienes más tienen"

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reveló recientemente que los países con una mayor desigualdad de ingresos suelen tener también mayores diferencias entre hombres y mujeres en términos de acceso a servicios sanitarios, educación, participación en el mercado laboral y representación en las instituciones, por ejemplo en los parlamentos.