Diputados conservadores y laboristas británicos debatieron una petición que recibió el apoyo de más de 575.000 firmas a través de Internet en diciembre pasado, para vetar la entrada al Reino Unido al precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump por sus comentarios sobre los musulmanes.


Todo comenzó luego de que el magnate Trump propuso prohibir el acceso a Estados Unidos a todos los musulmanes.

Los diputados británicos argumentaron en el Parlamento, en una sesión que se celebró en una sala anexa a la Cámara de los Comunes y en la que no hubo ninguna votación, que vetar la entrada al Reino Unido a Trump lo convertirí­a en un "mártir" y esto podrí­a jugar "en su favor", informó la agencia de noticias EFE.

"El gran peligro de atacar a este hombre es que podemos darle un halo de victimismo. Le darí­amos el papel de mártir, lo que puede ser visto como una ventaja para aquellos que le apoyan", dijo el laborista Paul Flynn. El conservador Edward Leigh coincidió en que el veto "jugarí­a en favor" a Trump.

"Su estilo de hacer política está basado en avivar la controversia y hacer declaraciones escandalosas. Prodigarle nuestra atención, incluso si la intención es condenarle o burlarse de él, solo nos hace caer en la trampa que él nos ha tendido", señaló.

La diputada del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Tasmina Ahmed Sheikh defendió en cambio que el veto estaría justificado en base a mantener la "armoní­a religiosa".

Antes del debate, tanto el primer ministro británico, el conservador David Cameron, como el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, habían descartado defender un veto a Trump.

Cameron afirmó el mes pasado en los Comunes que los comentarios del empresario estadounidense sobre los musulmanes "crean división" y son "estúpidos", aunque se mostró contrario a prohibirle la entrada al país.

Corbyn, por su parte, dijo este fin de semana que Trump debería poder entrar al Reino Unido para aprender una "lección" de convivencia en algunos barrios de Londres.

Trump "tiene problemas con los mexicanos y problemas con los musulmanes. Mi esposa es mexicana y mi barrio es un lugar muy, muy multicultural, así que me gustaría ir con él a la mezquita y que hablara con la gente", afirmó Corbyn en declaraciones a la BBC.

La petición para prohibir la entrada a Trump fue publicada por una activista escocesa en la página web de la Cámara de los Comunes, una institución que se comprometió meses atrás a dar una respuesta a cualquier argumento que tuviera el apoyo de más de 10.000 firmas y a valorar la opción de debatirlo en el Parlamento si supera las 100.000 adhesiones.

El Ministerio de Interior británico tiene la potestad de impedir la entrada al país a cualquier individuo, por razones de seguridad nacional, si cree que va a incitar al odio racial o si espera que su comportamiento no sea "adecuado para el bien público".