El popular servicio de mensajería anunció que dejará de cobrar su abono de un dólar por año. La decisión se tomó gracias a los beneficios derivados de su compra por parte del gigante de las redes sociales Facebook.


"La compra nos permitió concentrarnos en crecer y no pensar más en ganar dinero"
, explicó Jan Koum, cofundador de WhatsApp, durante la conferencia de Internet DLD que se celebra en Múnich, Alemania.

El servicio de mensajes cuenta con más de 900 millones de usuarios en todo el mundo, alrededor del doble de los que tenía cuando fue adquirido por Facebook.

La operación permitió a la popular "app" acceder a la infraestructura de la mayor red social del mundo e implementar por ejemplo la opción de mantener conversaciones de voz, un paso que, sin Facebook, habría demandado una importante inversión propia.

Koum explicó que el próximo paso de WhatsApp será avanzar en la comunicación entre empresas y particulares. Al mismo tiempo, aclaró, la compañía quiere mantener su independencia, por lo que el desarrollo de software sigue produciéndose en su propia plataforma.