Un tipo de virus aéreo está causando un brote de conjuntivitis que pueden durar hasta un mes y dejar secuelas como queratitis que afectan la visión durante 30 días. Según oftalmólogos de hospitales públicos y privados, las consultas aumentaron un 30 por ciento.
"Se están presentando conjuntivitis que duran entre 15 y 20 días o, directamente, un mes. En algunas se forman unas seudomembranas en las córneas y otras dejan cicatrices o queratitis, que producen mala visión por un mes y se tratan con corticoides. Igualmente la mayoría son benévolas y no dejan secuelas pero los primeros días se la pasa mal porque duele, se hincha el ojo y hay un malestar general porque entra un virus en el cuerpo", explicó en declaraciones radiales el doctor Jorge Tomassone, jefe de Oftalmologia del hospital Rivadavia.

En cuanto a las formas de contagio y las formas de evitarlas dijo que es casi imposible prevenirlas: "Se contagia como cualquier virus aéreo por el uso de una misma toalla, saludar a alguien con un beso o a través del aire. Si te encontrás con alguien con los ojos rojos, usa alcohol en gel y no le des un beso. Igual no hay forma de prevenirla, si se la va a pescar, se la va a pescar. La gente que tiene menos defensas como la gente grande es más vulnerable pero vemos familias, padres, hijos y bebés afectados. Han aumentado las consultas".

En este sentido, la jefa de oftalmología del Hospital Rodolfo Rossi de La Plata, Gladys Marai, dijo al diario Clarín que, desde hace dos semanas aproximadamente, están atendiendo "un 30 por ciento más de consultas por conjuntivitis virales".

Algo que hace aún más dificil la prevención es que la conjuntivitis se puede contagiar cuando el afectado la está incubando en un período que va de los 8 a 12 días. "La probabilidad de transmitir el adenovirus que causa la conjuntivitis persiste durante todo el tiempo que la persona se encuentre afectada", según Sebastián Hilgert, oftalmólogo y jefe de residentes del Hospital Alemán.

Consejos a tener en cuenta:

  • Lavarse las manos frecuentemente

  • Usar alcohol en gel

  • No compartir tazas, vasos, toallas o sábanas en general y, especialmente, con afectados

  • Si los afectados nadan en una pileta, también aumentan las chances de contagiar a otros