En vísperas de lo que será una más que exigente primera mitad de 2016, los equipos tomaron nota y el mercado de pases veraniego se muestra mucho más movido que los últimos años.
Sin dudas, como ya sucedió a mitad de año con el regreso triunfal de Carlos Tevez, Boca fue el que más ruido hizo desde el peso de los nombres y repatrió a un viejo conocido: nada menos que Daniel Osvaldo, quien regresa tras seis meses en el fútbol de Portugal para intentar conseguir ese título que se le negó en su primera incursión en el Xeneize.

Osvaldo Arruabarrena.jpg
Pero además del delantero, el club de la Ribera fortaleció su defensa con los arribos de los laterales Jonathan Silva, Leonardo Jara y el colombiano Frank Fabra. Además, los regresos de Luciano Acosta y Federico Carrizo de sus respectivos préstamos transforman al plantel de Rodolfo Arruabarrena en el más completo para afrontar la Copa Libertadores de América (su gran objetivo) y el torneo local.

Desde la otra vereda, el panorama no parece tan alentador. Tras la seguidilla de títulos, River perdió gran parte de su plantel ganador y, en principio, no pudo reponerlo en cuanto a nombres. Hasta el momento, los volantes Nicolás Domingo, Joaquín Arzura e Ignacio Fernández son las caras nuevas, aunque desde la dirigencia prometieron ir por algún refuerzo más.

El equipo de Marcelo Gallardo deberá afrontar las sensibles bajas de Matías Kranevitter y Carlos Sánchez, sumadas a las partidas consumadas anteriormente de jugadores clave como Ramiro Funes Mori y Ariel Rojas, entre otros, por lo que la empresa del Millonario en esta primera mitad de año será más que complicada.

En cuanto a los otros grandes, Racing también hizo ruido y repatrió a un peso pesado: Lisandro López, que junto a Diego Milito y Gustavo Bou formarán uno de los ataques de mayor jerarquía en el país. Además, llegaron Federico Vismara y Facundo Pereyra, además de Roger Martínez, que volvió de su préstamos en Aldosivi, y del entrenador Facundo Sava.

Independiente, en tanto, tendrá un plus este primer semestre: sólo jugará el torneo local, por lo que buscará aprovecharse de esto y para ellos contrató al volante Emiliano Rigoni, al delantero Leandro Fernández y al arquero Martín Campaña, mientras que recuperó a Rodrigo "Droopy" Gómez tras su exitoso préstamo en Quilmes.

San Lorenzo, en tanto, se movió más lento y aún aguarda la llegada de grandes nombres (Belluschi, Cerutti y Nicolás Navarro, entre algunos otros). Por ahora, selló el arribo del defensor colombiano Pedro Franco y los regresos de los préstamos de Rodrigo Rojas y Alejandro Melo. Además, claro está, tendrá nuevo DT, Pablo Guede.

Pero el resto de los equipos no se quedó atrás y también sumó bastante. Vélez, por ejemplo, repatrió a Mariano Pavone y también adquirió la experiencia de Fabián Assmann y Cristian Nasuti, además del paraguayo Blas Cáceres. Argentinos, por su parte, celebró el retorno de Federico Insúa tras 14 años, además de Emilio Zelaya y el DT, Carlos Mayor.

Insua.jpg
Estudiantes de La Plata, que tendrá a Nelson Vivas en el banco, sumó y bien. Los delanteros Lucas Viatri y Gonzalo Bueno, el volante Facundo Sánchez y los defensores Augusto Solari y Leandro González Pírez. En tanto, Gimnasia repatrió a Franco Niell y además sumó al arquero Enrique Bologna y al defensor Mauricio Romero.

En cuanto a los rosarinos, Newell's Old Boys recupera a un viejo conocido como Sebastián Domínguez, además de los arribos del peruano Luis Advíncula y el lateral Emanuel Insúa. En la otra vereda, Rosario Central tuvo como buena nueva la renovación de su goleador Marco Ruben, pero además incorporó a Germán Herrera, Mauro Cetto, Rodrigo Battaglia, Esteban Burgos y Gastón Gil Romero.

marco ruben.jpg
El histórico defensor Jonathan Bottinelli vuelve al fútbol argentino para jugar en Arsenal, lo mismo que César Pereyra, que tras su paso por el fútbol peruano volverá a vestir la camiseta de Belgrano de Córdoba.

El uruguayo Santiago Silva dejó Arsenal y volvió a Banfield, club con el que fue campeón en 2009, mientras que José Sand terminó su vínculo con Aldosivi de Mar del Plata y retornó a Lanús, donde lo recibieron como a un ídolo.

santiago silva.jpg