El secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma advirtió que es "surrealista" la perspectiva de inflación del 25% planteada por Prat Gay y reclamó un DNU que prohíba los despidos por un año.
El secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), Pablo Micheli, aseguró este martes que la central reclamará aumentos salariales del 33 al 35 por ciento en las próximas negociaciones paritarias.

Micheli consideró "surrealista" la perspectiva de inflación de entre el 20 y 25 por ciento para este año y afirmó que los gremios estatales y privados administran otros índices en ese sentido.

"No se aceptará un aumento inferior a la pauta del 33 al 35 por ciento. Ese número empataría la situación del poder adquisitivo. No es viable convenir incrementos a la baja", puntualizó Micheli.

El sindicalista estatal añadió que al pretender discutir paritarias de manera "surrealista" y a partir de una inflación futura "se plantea en realidad que se acepten aumentos a la baja". "De ninguna manera se puede convenir continuar perdiendo, porque ello ocurre desde hace ya algunos años", puntualizó el dirigente.

En ese contexto, Micheli reclamó un decreto de necesidad y urgencia que prohíba "los despidos por un año" y advirtió que si "las cesantías continúan la central obrera decidirá acciones gremiales para febrero o marzo próximo", concluyó el sindicalista.