El delantero Jonathan Calleri continuará su carrera en el San Pablo brasileño según adelantó su propio padre, quien también cuestionó a la dirigencia de Boca Juniors por querer transferir al jugador.
"No está del todo cerrado pero es prácticamente un hecho que Jonathan jugará en el San Pablo por seis meses", apuntó Guillermo, de 47 años, padre del goleador xeneize durante la última temporada 2015 en la que el equipo de Rodolfo Arruabarrena obtuvo los títulos del Campeonato de Primera División y la Copa Argentina.
El jugador surgido en las divisiones inferiores de All Boys, de 22 años, estuvo involucrado en la novela más larga del presente mercado de pases del verano.
"Las cosas se complicaron un poco pero hoy podemos decir que está prácticamente hecho el pase", aseguró en declaraciones radiales.

San Pablo, conducido por el santafesino Edgardo Bauza, jugará repechaje de Copa Libertadores y si avanza en la llave con César Vallejo de Perú, se meterá en la zona en la que está River Plate.
El hoy Director Deportivo del club Camioneros, que actúa en el Federal B, fue tajante con respecto a la salida de su hijo de la entidad de La Ribera: "Jony hubiera estado contento de quedarse en Boca. Pero el club había decidido la venta tres meses atrás".

"Creo que Jony se ganó un lugar en el equipo, a fuerza de sacrificio. El no hizo nada malo para que se tome esta decisión. En lo único que discrepo es con la palabra del presidente",
expresó Guillermo, en relación a lo dicho por Daniel Angelici respecto de que su hijo pretendía irse de la institución xeneize.
"Jonathan es un agradecido del club y la gente. A veces hay que saber leer los mensajes subliminales. Entendió que debía irse y armó las valijas", consideró.