El Premio Nobel de la Paz advirtió que la situación de la jefa de la organización Tupac Amaru "debe resolverse cuanto antes" y opinó que si incurrió en irregularidades, "deben presentarse ante la Justicia".
El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel advirtió este miércoles que "el caso" de la jefa de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala, se trata de "una detención política que debe resolverse cuanto antes".
No obstante, admitió que si la dirigente kirchnerista incurrió en "irregularidades deben ser presentadas ante la Justicia", la que debe determinar su "grado de responsabilidad".
Además, criticó al gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, por no haberle otorgado una audiencia a Sala poco antes de la detención, al advertir que "se vuelve a repetir lo mismo del kirchnerismo: la falta de diálogo, el autoritarismo y las imposiciones".

"Por más diferencias políticas que tengan, el gobernador (Morales) tiene que saber escuchar los reclamos sociales porque, si no, volvemos a los autoritarismos", argumentó.
"El caso de Milagro Sala es una detención política que debe resolverse cuanto antes", advirtió Pérez Esquivel en declaraciones radiales.
En esa línea, alertó que "no se pueden mezclar las cosas: la protesta social y la necesidad del diálogo son prioritarias en esto".
"Ahora, si Milagro Sala tiene irregularidades deben ser presentadas ante la Justicia y la Justicia determinará el grado de responsabilidad que tiene", concluyó.
Sala permanece detenida desde el sábado último imputada de "instigación a cometer ilícito y tumulto" a raíz de la ocupación que continúa desde el 14 de diciembre en la plaza Belgrano, frente a la Gobernación jujeña.
Además, ayer, fue acusada ante la Justicia de ser la jefa de una asociación ilícita organizada para cometer irregularidades en el manejo de fondos públicos destinados a la construcción de viviendas.