Los ciberataques en el mundo fueron "más sofisticados, audaces y resistentes" en 2015, lo que generó que solo el 59% de las empresas confíe en que cuentan con la tecnología necesaria para contenerlos, un 5% menos que el año anterior, advirtió la empresa tecnológica Cisco en su Reporte Anual de Seguridad.

Según el estudio, en el que se entrevistó a 2.400 ejecutivos de grandes empresas del sector en 12 países, las amenazas tecnológicas han aumentado "considerablemente", al punto de que cada día de 2015 fue necesario bloquear unos 20.000 millones de intentos de ataques en el planeta.

"Hacer un ataque no es difícil ahora, ni se necesita mucho para atacar", explicó en la presentación del informe Rafael Chávez, responsable de ventas de Cisco México, quien advirtió que un 91% de esas amenazas se produce a través del Sistema de Nombres de Dominio (DNS), que "el 68% de las compañías no está monitoreando"

El informe asegura, además, que 92% de las empresas estudiadas es consciente de un aumento del flujo de la información en sus sistemas y, de ellas, el 48% dijo estar muy preocupada por la seguridad de sus infraestructuras tecnológicas y un 41% aseguró estarlo más que hace tres años.

"El principal obstáculo que están enfrentando las empresas es la falta de presupuesto. A eso hay que sumarle la compatibilidad por la gran oferta de proveedores y los requerimientos de certificación que eso conlleva", añadió Chávez, quien resaltó que el problema de seguridad es "inherente a la infraestructura".

El reporte de Cisco advierte, en ese sentido, que más del 85% de las empresas encuestadas sufrió ataques a través de los navegadores de Internet cada mes, cuando estos no estaban actualizados.

Además, el 92% de los dispositivos estudiados tenía deficiencias en seguridad, con un promedio de 26 vulnerabilidades cada uno, y de ellos el 31% estaba sin apoyo de soporte porque había vencido y un 5% ya no estaba en las bases de soportes de los proveedores.

Como solución, Chávez recomendó que "la única manera es lograr la colaboración entre la tecnología, las empresas y la gente. Esta afirmación se vuelve aún más crítica si se tiene en cuenta la efectividad de los ataques".