Los fanáticos del tenis difícilmente olvidarán aquel Abierto de Australia en 2005, cuando Juan Ignacio Chela se cansó de las provocaciones del por entonces intratable Lleyton Hewitt y lo escupió durante un cambio de lado.
Pero los años pasaron y este mismo torneo, 11 años después, sirvió como epílogo para la prolífera carrera del australiano, que se despidió tras caer ante el español David Ferrer en su casa.

Con su característica ocurrencia, el ex tenista argentino decidió saludar a Hewitt por su retiro y escribió: "Juro que esta vez es sólo un beso. Hasta siempre @lleytonhewitt".

Embed
Una linda y divertida forma de despedir a un rival gigante dentro de la cancha, aunque algo indeseable fuera de la misma.