El hombre tendrá que responder por un asesinato, peleas y robos perpetrados en su país de origen, pero estaba escondido en Gran Bretaña, donde trabajaba haciendo sandwiches.
La Policía de Wiltshire, en el Reino Unido, arrestó el miércoles de la semana pasada a uno de los asesinos más buscados del mundo, un joven polaco de 28 años que tenía pedido de captura en Interpol desde agosto de 2008.

Piotr Kupiec está acusado de ser parte de la banda de delincuentes responsables por la muerte de un hincha de fútbol en Cracovia, Polonia, informó el sitio Daily Mirror. Además recayeron sobre él cargos por vandalismo, peleas callejeras y robo.

La Policía de Cracovia había arrestado a varios compañeros de Kupiec, pero él y otros se fugaron antes de que las autoridades pudieran detenerlo.

Kupiec mantuvo el perfil bajo en Gran Bretaña durante y hasta consiguió trabajo en el local de una cadena de sandwiches ubicado en Devizes, a pocos metros de la central de Policía de Wiltshire.

Los compañeros de trabajo de Kupiec se mostraron sorprendidos por los cargos que pesan sobre el hombre ya que siempre lo consideraron "amable".

Embed