La reveló en Davos el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, quien afirmó que el Gobierno quiere "dejar atrás" el problema de la deuda impaga, para lo que presentará a los holdouts una oferta que considera justa.
El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, afirmó este viernes que el gobierno argentino quiere "dejar atrás" el problema de la deuda impaga, para lo que presentará a los fondos buitre una oferta que considera justa.

"Hay que estar claros en cuanto a los números porque si no parece que Argentina no quiere pagar",
declaró el ministro en una charla titulada "El dilema global de la deuda", celebrada en el Foro Económico Mundial que se desarrolla en la ciudad de Davos, Suiza.
Prat Gay precisó además que el tamaño de la deuda corresponde a menos de dos puntos del PBI argentino, lo que, a modo de perspectiva, comparó con la deuda china, que "en los en los últimos tres a cuatro años ha crecido hasta el 60 por ciento del PBI", consignó la agencia de noticias EFE.
Por ello, el ministro de Hacienda y Finanzas enfatizó que "el primer mensaje es que pongamos las cosas en su contexto. El segundo es que en nuestro primer mes en el gobierno estamos acudiendo a la negociación y que queremos poner una oferta en la mesa".
"Queremos que esto quede en el pasado, pero en términos justos, por supuesto", agregó Prat Gay.
Consultado sobre cuál es el valor justo que el gobierno argentino reconoce a la deuda, Prat-Gay respondió que "es una pregunta difícil", pero recordó que anteriores ofertas realizadas por el país en 2005 y 2010 consistieron en 120 dólares por dólar de deuda, que fueron rechazadas. Los acreedores especulativos reclaman 350 dólares, precisó el ministro.
La próxima reunión entre Argentina y los fondos buitre, en el marco de un litigio que mantienen en Nueva York, tendrá lugar los próximos 1 y 2 de febrero, una semana después de lo previsto debido a un aplazamiento solicitado por los fondos.
Argentina reestructuró el 93 por ciento de su deuda, pero el pago a los acreedores está obstaculizado por el 7 por ciento restante y que detentan estos fondos buitre.
El ministro argentino explicó al auditorio en Davos que algunos tipos de bonos tenían una deuda inscrita del 80 por ciento anual, y que entre los argumentos de la parte opuesta es que esta tasa se ajustaba a la prima de riesgo del país.
"Lo que nosotros decimos es, vamos a discutir el interés a aplicar porque en ningún ámbito, ni siquiera en el mercado inmobiliario, se va a encontrar una inversión tan sustancioso en ese periodo", explicó.
Prat-Gay enfatizó que la resolución final de este litigio "sentará precedentes para la próxima burbuja que llegue", razón por la que "será importante para los mercados internacionales".