La joven usó de manera correcta un producto que estaba en buen estado, pero algo salió mal y su vida corrió peligro hasta que los médicos se dieron cuenta de lo que pasaba.
Rylie Whitten, de 15 años, estuvo al borde de la muerte por un shock tóxico debido a una reacción inesperada de su cuerpo contra un tampón. La chica se sintió dolorida y cansada el 2 de enero pasado, pero los médicos en Michigan, Estados Unidos, asumieron que se trataba de una gripe.

Sin embargo, el malestar de Rylie se prolongó durante varios días hasta que sus padres la llevaron a una guardia, donde se descartó que padeciera meningitis. Un análisis posterior demostró que la chica sufría una insuficiencia renal producto de una infección generalizada.

"Cuando la vi acostada ahí, llena de dolor, me di cuenta de que algo no estaba bien", explicó Nate Whitten, el padre de la adolescente a la revista People. Rylie fue trasladada al Hospital de Niños Helen DeVos donde la trataron por el Síndrome de Shock Tóxico.

rylie 3.jpg
El shock -que resulta letal en el 50 por ciento de los casos- anuló el funcionamiento de los órganos vitales de Rylie y la dejó al borde de la muerte, conectada a un respirador.

La chica recuperó sus fuerzas con el paso de los días y su padre informó a través de Facebook que ya se encuentra lista para pasar a una habitación común. "Ya le sacaron el ventilador y su corazón late por sí solo", expresó su padre aliviado.