Sus rescatistas aseguraron que la pequeña, que recibió el nombre de Joss, fue extraída de su hábitat natural para ser adoptada como mascota.
Un grupo de rescatistas de Borneo, en Indonesia, rescató el 5 de enero pasado a una cría de orangután que había sido retirada de su hábitat natural para ser vendida como mascota. La criatura se da un abrazo para consolarse tras haber sido separada de su madre.

La pequeña orangután, que recibió el nombre de Joss, había sido comprada por un hombre llamado Dahlan, quien la compró por 500 mil rupias indonesias, unos 36 dólares, porque le dio pena, informó el sitio de la organización International Animal Rescue.

Una cría de orangután se abraza sola tras ser separada de su familia
"Joss se abraza a sí misma constantemente porque extraña el contaco físico y la contención que debería tener de su madre. Su vida hasta este momento debe haber sido muy traumática y estresante para que se comporte de este modo anormal", explicó la veterinaria de IAR Jaclyn Eng.

El antiguo dueño de Joss confesó que la había comprado por pena sin saber que es ilegal mantener a un orangután como mascota en Indonesia, y que se la había entregado a sus cuatro hijos. Pero los niños habrían tratado a la pequeña orangután como un juguete en vez de como un ser vivo.

En las imágenes compartidas por el IAR se puede ver como Joss se golpea contra una pared, se mece y se autoabraza con la mirada llena de miedo.

"Es probable que haya visto cómo mataban a su madre antes de que se la llevaran de la selva para ser vendida como mascota", explicó Alan Knight, director del IAR.

"Sólo tenés que mirarla a los ojos para darte cuenta del horror que vivió durante su corta vida. Los veterinarios de nuestro centro de Ketapang están tratando de ayudarla pero sólo el tiempo dirá si podrá recuperarse del todo", convino Knight.