Tras compartir con el Presidente el viaje a Davos, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, sostuvo que es un "adversario del Gobierno, pero no su enemigo". Además, remarcó que no es macrista. "Estoy absolutamente equilibrado, en el lugar que me pusieron mis votantes", agregó.
El ex candidato a presidente hizo un balance positivo al referirse a las acciones realizadas por el Gobierno durante el Foro Económico Mundial, desarrollado en Davos. "Es satisfactorio saber que en sólo dos días para la Argentina se anunciaron más de 2.500 millones de dólares de inversión", consideró Massa en diálogo con el diario Clarín.

"Fue una decisión muy inteligente del Presidente de mostrarle al mundo que oficialismo y oposición podemos mostrarnos juntos. Las diferencias las dirimimos puertas para adentro", evaluó. Y al refrirse a la postura que adoptará frente al Gobierno, aseguró que va a apoyar lo bueno y va a "señalar los errores con la misma firmeza".

Massa sostuvo que no es macrista. "Estoy absolutamente equilibrado. Estoy en el lugar que me pusieron mis votantes", agregó. "La Argentina necesita gestos generosos de todos en esta etapa para reinsertarse en el mundo y abrir mercados. Brasil y China, que son los principales compradores de nuestro país, están en crisis", planteó el ex intendente de Tigre.