Romina Picolotti está por afrontar el juicio oral por administración fraudulenta, a raíz de los gastos personales que habrían sido pagados con fondos públicos durante su gestión al frente de la Secretaria de Medio Ambiente, y como tendrá un empleo en Florida, Estados Unidos, la autorizaron a residir en ese país.
La ex secretaria de Medio Ambiente Romina Picolotti logró que la justicia le diera un permiso para residir en el estado de Florida, Estados Unidos, hasta el 10 de junio de 2016 por cuestiones laborales.

La justicia argentina la tiene procesada y con un juicio pendiente por administración fraudulenta, y si bien en un principio un tribunal se negó a otorgar el permiso, ahora fue otorgado.

El Tribunal Oral Federal 6 le había negado el permiso en octubre pasado, pero ahora Picolotti aportó toda la documentación sobre el trabajo que tendrá en los Estados Unidos y se la autorizó a residir en el país del norte, a pesar de que el fiscal Diego Luciani se opuso.

La autorización se conoció este lunes en tribunales, pero fue concedida el 30 de noviembre pasado.
Según la documentación, Picolotti residirá en Florida en la calle Vintner Blvd, PG, en la sede del Institute for Gobernance and Sustainable Development.

Para otorgar el permiso, los jueces consideraron que la ex funcionaria siempre estuvo a derecho y que "en la actualidad no se encuentran previstas medidas procesales que requieran su presencia personal durante el plazo que la nombrada se encontrará ausente".

No obstante, deberá presentarse entre los cinco primeros días de cada mes en el consulado argentino en Miami, ante el Tribunal en caso de ser citada y dar aviso, por medio de sus abogados, en caso de ausentarse de su domicilio a otro país. Por otra parte se le fijó una caución real de 10 mil pesos.

Romina Picolotti fue enviada a juicio oral y público por administración fraudulenta durante su gestión al frente de la Secretaría de Medio Ambiente.

Tanto en primera como en segunda instancia, la justicia dio por probado que entre julio de 2006 y diciembre de 2008, la ex funcionaria pagó con fondos públicos gastos personales, regalos, y se consignó que "más de doscientos sesenta pasajes en vuelos de línea fueron utilizados por ella y su grupo familiar, y por sus colaboradores más cercanos".

En su momento, la jueza María Servini de Cubría fundamentó su resolución de procesamiento en los gastos injustificados de Picolotti. Algunos ridículos para ser de la secretaría a su cargo como 80 pesos en la florería La Orquidea del 8 de agosto de 2006.

También se detallen montos en distintos comercios; comidas en Puerto Sorrento; Il Gato; tickets de vuelos privados , según consta en el expediente que se inició en 2007 a raíz de tres denuncias contra Picolotti, en las que se advierte el "despilfarro" del dinero que había en la Secretaría a su cargo.

En la lista de gastos figuran consumos en Burger King, compras en "Chocolatier Lion Dior", cenas en "Jackie Steak" de Las Cañitas, almuerzos en "Crizia", facturas y cafés de "Panificadora Pesce"; gasesosas y sandwiches comprados en "Espacio Plaza S.A".