A través de un comunicado la actriz aseguró que ese es el motivo por el cual sus abogados le aconsejaron no hablar.
La actriz mexicana Kate del Castillo aseguró que el Gobierno de su país la quiere "destrozar", después de que se divulgara que ayudó al actor Sean Penn a realizar una entrevista al capo Joaquín "el Chapo" Guzmán, cuando el narcotraficante aún estaba prófugo.

"No tengo por qué dar explicaciones a la prensa. Que si no hablo es porque mis abogados así me lo aconsejan, ya que el Gobierno me quiere a fuerza destrozar", dijo en un mensaje enviado a la cadena estadounidense de televisión hispana Univision.

La pasada semana, la cadena preguntó a Del Castillo si estaba involucrada en un proyecto para rodar una cinta sobre la vida del líder del cartel de Sinaloa, a lo que ella dijo de manera rotunda: "Cualquier cosa cuándo debe ser y cómo debe ser, no me vuelvas a llamar".

A esto hay que sumar un mensaje a través de su cuenta oficial en Twitter, en la que la intérprete de "La reina del sur" agradeció el apoyo que ha recibido de sus seguidores en estos días tan complicados para ella.

"Gracias por su apoyo. Como era de esperarse muchos han decidido manipular la información y fabricar historias falsas para distraernos del verdadero tema. Pronto contaré mi versión", escribió el pasado día 13 de enero, aunque desde entonces no ha hablado en público sobre el tema.


Embed

El nombre de la actriz salió a relucir el 9 de enero pasado cuando la revista Rolling Stone publicó el relato que Sean Penn escribió del encuentro que sostuvo con Guzmán en octubre de 2015 en el noroeste de México. Según Penn, el encuentro fue propiciado por la actriz, a quien el narcotraficante había pedido que se encargara de llevar a cabo su película biográfica.

La fiscal mexicana, Arely Gómez, señaló además que se investiga si la actriz recibió recursos del capo para iniciar la producción del tequila Honor del Castillo, de su propiedad, y aseguró que por ahora solo tiene "indicios" de un posible lavado de dinero.