Los abogados de los jefes de la banda narcocriminal Los Monos presentaron este lunes un amparo para que regresen a la cárcel de Ezeiza los condenados Máximo Cantero y Emanuel Chamorro tras su traslado a penales de la Patagonia, pero la justicia federal de Rosario rechazó esa solicitud.
Carlos Varela, abogado que representa a varios de los implicados en las actividades delictivas de la banda, explicó que presentó el recurso para que "regresen a Ezeiza porque se agravaron las condiciones de detención. Además, se complica la defensa técnica".

Cantero y Chamarro, quienes la semana pasada fueron trasladados desde un penal santafesino al de Ezeiza, finalmente el viernes fueron derivados desde allí hacia la Unidad 6 de Chubut y la 9 de Neuquén por cuestiones de seguridad.

Ahora, sus abogados intentaron con el amparo que las autoridades dispongan un tercer traslado de ambos para tenerlos más cerca, pero el juez federal de feria Carlos Vera Barros rechazó el recurso y esa decisión fue avalada también por la cámara federal en feria.

Varela explicó que "para poder dialogar tenemos que ir desde Rosario hasta aeroparque para ir en avión y en el caso de Cantero hacer otros treinta o cuarenta kilómetros en auto hasta Rawson", donde está detenido.

Sin embargo, fuentes judiciales dijeron a DyN que el juez Vera Barros consideró que el traslado de los reclusos a penales patagónicos "no es un agravamiento ilegal de las condiciones de detención de personas".

La resolución de Vera Barros fue confirmada este lunes por la Cámara Federal en feria
, donde los jueces señalaron que "esta situación debe ser tratada dentro de la causa que lleva adelante el juez federal Marcelo Bailaque".

Cantero y Chamorro se encuentra involucrados en una causa por narcotráfico iniciada en diciembre de 2015, que se sustancia ante el juez federal Marcelo Bailaque de Rosario.

Ambos estaban detenidos en el penal santafesino de Piñero por otra causa de asociación ilícita.
Desde allí fueron trasladados por razones de seguridad al penal de Ezeiza, ante un pedido de las autoridades del Servicio Penitenciario de Santa Fe, que denunciaron un posible intento de fuga.

Incluso, la penitenciaría santafesina reportó que se había producido un tiroteo entre guardiacárceles y dos hombres que presuntamente circulaban por el perímetro del penal.