El teclado AZERTY, que se utiliza en Francia desde hace 100 años, va a ser reconfigurado porque el gobierno cree que fomenta la mala ortografía.


La configuración del AZERTY ha enfurecido a generaciones de usuarios. Y es que posee características que no facilitan el trabajo al usuario; por ejemplo, para poner un punto o un número se necesita pulsar dos teclas.

Pero la ira oficial se dirige no tanto a esas incomodidades, sino más bien a algunas peculiaridades que, según el gobierno, hacen difícil que se escriba en un francés correcto.

"Hoy, es prácticamente imposible escribir correctamente en francés utilizando un teclado comprado en Francia", dice el ministerio.

"Y lo que sorprende aún más es que algunos países europeos como Alemania y España respetan la ortografía francesa mejor que los propios franceses, ¡porque sus teclados lo permiten!".

El Ministerio de Cultura de Francia ha comisionado a una consultora de París, AFNOR, hacer una lista de recomendaciones de aquí al verano para modificar el teclado.

El objetivo es producir un nuevo teclado estándar que reemplace gradualmente las muchas variedades de AZERTY que están en la actualidad en el mercado.

AZERTY se introdujo como una adaptación francesa del teclado original, el QWERTY, en las máquinas de escribir de Estados Unidos a principios del siglo XX.

El problema principal, identificado por el Ministerio de Cultura, es la dificultad que tienen los usuarios franceses a la hora de utilizar "algunos caracteres acentuados y especialmente en mayúsculas".