El ministro de Trabajó, Jorge Triaca, contó las medidas que el gobierno nacional evalúa a la hora de despedir empleados públicos que consideran "ñoquis". Antigüedad, tareas asignadas, idoneidad y ¿perfil político?.
En medio de la ola de despidos de empleados públicos, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, reveló cuáles son las consideraciones que la administración nacional tiene en cuanta a la hora de despedir un trabajador al que considera un "noqui".

En declaraciones al diario El País, el titular de la cartera laboral se quejó de que "en los últimos tiempos se ha tomado el Estado como un botín" y denunció que "se puso gente en distintos cargos sin una función específica".

"Cada ministerio está haciendo sus evaluaciones. Por supuesto que la planta política del Gobierno que se fue se le ha pedido que dé un paso al costado. Algunos lo han hecho siguiendo la lógica de lo que había que hacer y otros se resisten a asumir esa responsabilidad", reconoció.

Cada ministerio está haciendo sus evaluaciones

Ante la consulta sobre las consideraciones que se tiene en cuenta al momento de dejar cesante a un trabajador, Triaca respondió: "Uno ve las funciones que se le han asignado, cuánto tiempo lleva, revisa la supuesta tarea. Lo estamos analizando todo. En algunas partes de la administración hay un gran sobredimensionamiento, en otros no tanto".

En este sentido, el funcionario consideró que "los trabajadores que no cumplen funciones, que tienen un contrato por vínculos políticos, dañan al que hace una tarea específica y cumple bien con su trabajo".

Triaca, hijo y nieto de sindicalistas, analizó el nivel de desempleo en el país y se mostró optimista. Dijo que gracias al quite del cepo cambiario "se han puesto en marcha energías muy positivas, en especial en el sector agroindustrial, sobre todo exportadores, que son un motor muy fuerte".