En la reunión, el Sumo Pontífice y Hassan Rohani analizaron las posibles soluciones de los actuales problemas en Oriente Medio, así como la lucha contra el terrorismo y el tráfico de armas. El encuentro duró 40 minutos.
Francisco recibió en el Vaticano a Hassan Rohaní, casi 17 años después de la histórica visita del entonces presidente Mohamed Jatamí a Juan Pablo II en marzo de 1999.

En la reunión, de unos 40 minutos, ambos analizaron "la conclusión y aplicación del Acuerdo Nuclear", señala la nota del Vaticano, que agrega que se habló del "importante papel que Irán está llamado a desarrollar junto a otros países de la región para promover adecuadas soluciones políticas a las problemáticas que afligen a Oriente Medio".

Entre estas, se destacó el papel de Irán para "contrarrestar la difusión del terrorismo y el trÁfico de armas". También se subrayó "la importancia del diálogo interreligioso y la responsabilidad de las comunidades religiosas para la promoción de la tolerancia y la paz".

Durante el encuentro se hizo hincapié en "los valores espirituales comunes" y las "buenas relaciones" entre ambos Estados.

El papa también recordó "la acción de la Santa Sede a favor de la promoción de la dignidad de la persona y de la libertad religiosa".

La delegación iraní compuesta por 12 personas, entre ellas el ministro de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, llegó al palacio pontificio y la reunión en privado del Papa con Rohani se llevó a cabo en la Biblioteca.

La conversación se prolongó durante 40 minutos y se desarrolló con la ayuda de dos traductores, uno que traducía al Papa del farsi al italiano, y una funcionaria de la embajada iraní -la única mujer de la delegación- que se encargaba de la traducción del italiano para el presidente de Irán.