Un grupo de voluntarios encontró al animal en el pozo de una obra en construcción donde se había arrojado para morir. Con el paso de los días recobró sus fuerzas.
Un grupo de rescatistas de la India compartió esta semana un video de la recuperación asombrosa que tuvo Kalu, un perro callejero que se había metido en un pozo dentro de una construcción dispuesto a morir. El animal tenía casi toda la cara comida por gusanos, excepto por el hocico.

Kalu resultó ser un perro con mucha suerte después de ser rescatado por un grupo de voluntarios de Animal Aid Unlimited que lo encontraron en la localidad de Udaipur el 7 de octubre del año pasado.

El perro no sólo sobrevivió, sino que incluso recuperó uno de sus ojos, que parecía perdido por el avance de los gusanos.

Aunque el plan original de los rescatistas era sacrificarlo porque su cara "parecía como si hubiese explotado", la determinación del perro los inspiró a intentar un tratamiento con antibióticos, según explicaron en el sitio oficial de la organización.

kalu perro cara.jpg