Según un relevamiento de la Confederación Farmacéutica Argentina, las provincias de Chaco, Córdoba y Buenos Aires están con faltantes.
La demanda de repelentes para mosquitos, en medio de la epidemia de dengue que crece en el norte y el centro del país, superó todos los cálculos. Conseguir repelente en su formatos crema o aerosol es muy difícil. El desabastecimiento ya afecta a la población de por lo menos seis provincias.
El Observatorio de Salud, Medicamentos y Sociedad de la Confederación Farmacéutica Argentina hizo un relevamiento entre las droguerías que distribuyen los repelentes a las farmacias de Chaco, Salta, Jujuy, Buenos Aires, Córdoba y Corrientes. "La mayoría de ellas no tienen existencia de repelentes o sólo poseen algunas de sus presentaciones, siendo el problema más evidente en aquellos productos en base a aceite de citronella, utilizado en niños pequeños", advirtió la entidad en un comunicado.

Luego de consultar a dos laboratorios productores de repelentes, el Observatorio de Salud registró que esas entidades "expresaron que en 7 a 10 días se estaría normalizando la entrega, ya que la excesiva demanda superó las previsiones".

El resultado de este relevamiento es alarmante ya que los repelentes son fundamentales para la prevención del dengue, pero también del zika y la fiebre chikungunya, que también se transmiten por medio de las picaduras del Aedes aegypti.