El presidente venezolano pidió a la Argentina "no involucrarse en los asuntos internos" del país caribeño. En tanto, la vicepresidenta argentina respondió que "es necesario superar algunas prácticas de gobierno contrarias a la defensa de los derechos humanos".
La vicepresidenta argentina Gabriela Michetti y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro protagonizaron un cruce de opiniones respecto de la situación de los Derechos Humanos en el país caribeño, en el que la funcionaria nacional cuestionó las "prácticas de gobierno contrarias a la defensa derechos humanos".

El intercambio de opiniones entre los líderes de las delegaciones de Argentina y Venezuela sucedió durante la sesión realizada a puertas cerradas por los jefes de Estado y representantes de los países que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), en el marco de la IV cumbre presidencial de ese organismo multilateral.

Allí, Nicolás Maduro pidió a la Argentina "no involucrarse en los asuntos internos del Estado venezolano", en referencia a las declaraciones mediante las cuales el presidente Mauricio Macri y otros funcionarios, expresaron preocupación por la situación de los Derechos Humanos en ese país, y en particular sobre la situación del opositor detenido Leopoldo López.

A su turno, la vicepresidenta Gabriela Michetti cruzó al líder bolivariano al afirmar que "es necesario superar algunas prácticas de gobierno contrarias a la defensa de los Derechos Humanos".

En 2015, Leopoldo López fue condenado a 13 años de presión como "autor intelectual" o "instigador" de las protestas antigubernamentales que causaron la muerte de de 43 personas, en su mayoría simpatizantes chavistas o fuerzas de seguridad del gobierno venezolano. La oposición venezolana rechazó la sentencia judicial y consideró que se trataba de una persecución política.