La mujer de la familia Fitzi está imputada por el homicidio de su madre. Este miércoles se negó a declarar y el jueves será sometida a una pericia psicológica y psiquiátrica a realizarse en La Matanza, informó C5N.
Claudia Ercoreca, la mujer que apareció junto a su pareja y dos hijos en la ciudad balnearia de Santa Teresita tras ser buscados durante más de quince días, "decía que le hablaban espíritus", según el testimonio de su marido.
Por decisión de la Justicia de La Matanza, la imputada, de 39 años, quien se negó a prestar declaración por consejo de su abogado, será sometida a una pericia psicológica y psiquiátrica que se realizará este jueves en la Asesoría Pericial de La Matanza.
Ercoreca fue indagada por el fiscal Carlos Arribas, a cargo de la Unidad Funcional Temática de Homicidios, por el delito de "homicidio agravado por el vínculo".
familiafitzi.avi
En tanto, la pareja de la mujer, Germán Fitzi, fue trasladado en las primeras horas de este miércoles a una comisaría de Ramos Mejía, acompañado de sus dos hijos y su padre y por la tarde prestó declaración testimonial ante el fiscal a cargo de la causa.

"Mañana una junta de psicólogos le realizará las pericias a la mujer. Una de las pruebas que tengo para pedir la medida es que su pareja me dijo que se fueron de la casa porque ella escuchaba voces que le decían que se tenían que ir de ahí", contó el fiscal Arribas al terminar de tomarle la testimonial a Fitzi, quien permanecerá en libertad.

El fiscal señaló que la imputación de la mujer continúa siendo "homicidio agravado por el vínculo", debido a que si bien no tiene pruebas concretas que Claudia mató a su madre, considera que la víctima Lira Facchin, de 75 años, debía estar al cuidado de su hija a raíz del estado de salud en el que se encontraba.

"El 12 de enero la imputada trasladó a la casa a la madre y tenía la orden médica de no dejarla sola y que tenía que darle de comer ya que sólo podía tomar agua y comer cosas blandas. Pero ese día, Claudia llevó a la madre a la casa, la dejó encerrada y se fue", contó el fiscal que si bien considera el abandono de persona sospecha que la imputada "tenía la intención de matar a su madre".

El pasado sábado, los investigadores encontraron el cuerpo de la víctima en avanzado estado de putrefacción en el departamento de Ramos Mejía, con signos de deshidratación y desnutrición. Los peritos le confirmaron al fiscal que además del estado en el que se encontraba, el cuerpo de la mujer presentaba lesiones en el cráneo y en el tórax, sin saber que Lira había sido víctima de un robo a fines del mes de noviembre y había sido golpeada. El fiscal Arribas dijo que no descarta imputar por el delito de encubrimiento a la pareja de Ercoraro, aunque por ahora no lo considera.
La pareja había desaparecido junto a sus dos hijos el pasado 14 de enero, cuando sus familiares realizaron la denuncia en la UFI N° 6 de La Matanza y comenzaron una campaña en las redes sociales para dar con ellos.

Finalmente fueron encontrados este martes por la tarde en la localidad balnearia de Santa Teresita, donde se produjo la detención. Además de la detención, los investigadores le secuestraron a la pareja una valija en la que había boletos de ómnibus para viajar hacia la ciudad de La Plata.

"La pareja de Claudia me refiere a que se iban también de Santa Teresita porque ahí también escuchaba voces. Hay otros testigos que me dijeron lo mismo, que ella escuchaba voces", indicó Arribas que sostuvo que le cree a Fitzi y que por eso ordenó realizar las pericias psiquiátricas.

Durante los allanamientos realizados el último fin de semana en la casa de la pareja, en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, los efectivos secuestraron, entre otros elementos, un libro de magia negra. Tras estar más de quince días desaparecidos, este martes el padre de Germán llamó a la fiscalía y contó que un vecino de Santa Teresita le envío una foto de su hijo junto a la pareja y rápidamente se ordenó realizar un operativo cerrojo en la localidad balnearia.

Un rato más tarde, la pareja fue encontrada en la terminal de ómnibus junto a sus hijos, donde habían sacado pasajes para viajar a la ciudad de La Plata.