Roger Federer poco pudo hacer frente al soberbio nivel de un Novak Djokovic que lo pasó por encima en la primera semifinal del Abierto de Australia. Sin embargo, durante el partido, el suizo pudo hacer de las suyas.
Estando dos sets abajo, el ex Nº1 del mundo ganó un tanto agónico tras un gran passing shot que dejó parado al serbio y desató la ovación de pie de todo el Rod Laver Arena.

El dato de color radica en que en la transmisión oficial, uno de los espectadores que se rindió a los pies del suizo fue un hombre que estaba en silla de ruedas al que poco le importó esto para levantarse y aplaudir de pie a uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

Embed