La jueza ordenó este jueves integrar una "junta interdisciplinaria" para esclarecer los puntos de duda sobre las circunstancias de la muerte del fiscal.
Tras haber recabado información en todos los gabinetes criminológicos de las fuerzas de seguridad, la magistrada resolvió en plena feria judicial convocar a especialistas en criminología para que oficien como peritos oficiales y confronten todos los puntos de discrepancias de dos pericias realizadas cuando la causa aún estaba bajo la dirección de la fiscal Viviana Fein.

La decisión fue tomada en sintonía con lo que había reclamado oportunamente la ex mujer de Nisman, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, para que se realizaran, de manera conjunta, el peritaje médico sobre el cuerpo de Nisman y el criminológico, en la escena de la muerte.

El 17 de diciembre, Palmaghini quitó del caso a la fiscal Fein y asumió personalmente la investigación por la muerte de Nisman.

A once meses de la investigación, la jueza hizo lugar a una serie de planteos de las querellas, que nunca habían logrado apartar a la fiscal.

Ahora la jueza será quien tome a su cargo la investigación, aunque Fein podrá presentar un dictamen en el que está trabajando desde hace meses en el que se pronunciará sobre lo que a su entender ocurrió con Nisman.

En una resolución ya notificada a todas las partes Palmaghini advirtió que las diferencias entre las querellas que representan a las hijas de Nisman, también a la madre y la hermana del fiscal, con la fiscal Fein, dilataron los tiempos de la pesquisa.

La jueza Palmaghini dispuso una serie de medidas de prueba, entre ellas la ampliación de la declaración testimonial de Stiuso, para lo cual resolvió cursar notificaciones a todas las fuerzas de seguridad locales para que le informen dónde se encuentra. Se estima, según surge de información de otros expedientes que estaría en Estados Unidos.

Además la jueza Palmaghini ordenó medidas para evaluar la conducta y el desempeño de los custodios que tenía asignados el fiscal Nisman, entre ellas el análisis de los sumarios a cargo de la división Asuntos Internos de la Policía Federal sobre la actuación de los mismos.

Dispuso nuevos análisis tecnológicos sobre computadoras de Nisman que nunca habían sido revisadas, y ordenó la apertura de un dispositivos del tipo agenda electrónica que está cifrado con una clave de seguridad.

También la citación a una decena de testigos, peritajes planimétricos de la torre Le Parc donde falleció Nisman y la profundización de otras líneas de investigación.