Asesorado por Juliana Awada, el presidente Mauricio Macri encaró pequeños retoques de decoración del despacho presidencial para marcar su propia impronta.
Según quedó evidenciado en una reciente fotografía difundida por Presidencia, el jefe de Estado cambió la mesa rectangular de 10 posiciones ubicada en el centro de la oficina por una redonda para siete u ocho personas.

Si bien el canje de amoblado ofrece mayor amplitud al ambiente y permite mayor movilidad por la sala, el cambio no fue total: las sillas de cuero que acompañan a la mesa son las mismas que mandó a retapizar Cristina Kirchner en color marfil.

Seguí leyendo esta nota en ámbito.com.