El elenco catalán perdía con el "Colchonero" por 1-0, con tanto de Koke, pero enseguida pasó al frente gracias a la "Pulga" y a Luis Suárez. Con este triunfo es líder absoluto.

El astro Lionel Messi encabezó hoy la recuperación de Barcelona, ya que convirtió el transitorio empate de su equipo que luego venció a Atlético de Madrid por 2-1, de local, para quedar en soledad al frente de las posiciones de la Liga de España, tras 22 fechas, con tres puntos de ventaja más un partido pendiente.

Messi, que convirtió su sexto gol en los últimos cuatro partidos de Liga, aprovechó una asistencia de Jordi Alba para igualar el marcador a los 30 minutos del primer tiempo, mientras que el uruguayo Luis Suárez, máximo anotador del certamen ahora con 19, le dio la victoria con su conquista a los 38 de la misma etapa.

Anteriormente, Koke, a los 10 minutos, había adelantado al equipo del 'Cholo' Diego Simeone, que finalmente terminó con nueve jugadores por las expulsiones del brasileño Filipe Luis (roja directa) a los 44 del tramo inicial por una plancha a Messi, y el uruguayo Diego Godin (doble amarilla), a los 20 del complemento.

Con este resultado, Barcelona, que hilvanó su octava victoria consecutiva entre todos los torneos, llegó a 51 puntos y aún tiene pendiente el cotejo ante Sporting Gijón que no disputó por su participación en el Mundial de Clubes que conquistó en diciembre pasado tras vencer a River Plate en la final.

Además, el equipo "culé", que tuvo a Javier Mascherano como titular, llegó a 26 partidos invicto y está a dos del récord que obtuvo con Josep Guardiola como DT con 23 victorias y cinco empates en la temporada 2010/2011. El último traspié fue el 3 de octubre de 2015 ante Sevilla por 2-1 como visitante por el certamen español.

Los números en este lapso con Luis Enrique como entrenador son demoledores para Barcelona pues cosechó 21 triunfos y 5 empates con un saldo de 77 goles a favor y 14 en contra. Además, el tridente Messi, Suárez, Neymar llegó a 155 goles desde enero de 2015 hasta la fecha.

Asimismo, el elenco catalán acumuló su sexta victoria al hilo sobre el de la Capital incluido el pase a cuartos de final en la Copa del Rey 2014/2015 donde se consagró campeón. El 'Colchonero' no lo derrota desde los cuartos de final de la Liga de Campeones 2013/2014 y por liga española desde el 14 de febrero de 2010.

Atlético de Madrid, en el que el argentino Augusto Fernández debió ser reemplazado a los 31 del segundo tiempo por su compatriota Luciano Vietto por una aparente lesión en el aductor, quedó en la segunda colocación con 48 unidades y sigue sin encontrar su mejor nivel.

Este es el cuarto partido en el que el equipo del "Cholo" no logra un triunfo pues anteriormente perdió y empató contra Celta de Vigo para ser eliminado en los cuartos de final de la Copa del Rey e igualó con Sevilla sin tantos en su último cotejo por la Liga.

El partido de hoy, en un estadio Camp Nou colmado con la mayor asistencia de la temporada, arrancó favorable al 'Aleti', que con una presión bien alta supo dominar en los primeros minutos e incluso llegó a la apertura del marcador con una definición de Koke tras un pase desde la derecha de Saul.

Sin embargo, de a poco, Barcelona fue inclinando la cancha y el astro Messi llevó algo de tranquilidad a sus fanáticos tras coronar una excelente jugada colectiva que culminó con pase bajo desde la izquierda de Alba para que el rosarino colocara el balón a la carrera al primer palo.

Con esta conquista, Atlético de Madrid es el equipo al que el '10' le convirtió mayor cantidad de goles en su carrera con 25.

No obstante, apenas ocho minutos después, 'Lucho' Suárez dio muestras de su notable potencia goleadora ya que aguantó en el área un lejano pase de Daniel Alves para definir cruzado entre las piernas del esloveno Jan Oblak.

El trámite del partido igualmente seguía siendo parejo hasta que Filipe Luis vio la tarjeta roja cerca del final de la primera etapa tras una tremenda plancha sobre la rodilla izquierda de Messi.

A los 10 del segundo tiempo, el francés Antoine Griezmann tuvo la igualdad en el área chica del 'Barsa', pero apareció una estirada del chileno Claudio Bravo que evitó la caída de su valla.

Y a los 20 se le complicó aún más la situación al visitante pues Godín se fue a los vestuarios por doble amarilla tras una dura falta sobre su compatriota Suárez.

A partir de ese momento, Barcelona reguló el partido y hasta pudo haber ampliado la diferencia pero a la postre se llevó los valiosos tres puntos ante su ahora escolta, que sobre el final tuvo un tiro libre a favor que hasta fue a cabecear su arquero Oblak sin suerte.