El fundador de Macri Group y padre del presidente de la Nación, Franco Macri, reveló en una carta abierta en su blog personal que Lorenzo Miguel, el ex jefe de la UOM, le vaticinó en 1987 que Mauricio tenía un futuro presidencial.
"Un día vino a verme toda la plana mayor de la UOM. Cuando pregunté a qué se debía la visita, (Lorenzo) Miguel me contestó: ´Venimos a pedirte prestado a tu hijo Mauricio para prepararlo como presidente. Creemos que el tiene un futuro interesante´. Les contesté que estaban locos. Era imposible para mí imaginar que mi hijo Mauricio tuviese una vida lejos de la mía y nuestras empresas", contó Macri padre.

En cuanto a la relación que tiene con Mauricio, Franco hizo una especie de autocrítica: "Mucho se ha hablado de la relación conflictiva entre nosotros. Más por mi culpa que por la de él y muchas veces porque la prensa desvirtuó mis declaraciones. Traté de ser el mejor padre que pude. Tal vez le puse una vara demasiado alta con mis expectativas y con las cosas que yo había hecho, tal vez, como él mismo dice, competí con él cuando se fue convirtiendo en hombre".

"Hoy a la distancia de los hechos creo que no dejó nuestras empresas por la relación buena o mala que tuvo conmigo. Las dejó, porque Dios o el destino lo hicieron tropezar con la finitud de la vida y algo cambió para siempre en 1991 cuando fue secuestrado", agregó.

Por último, aclaró sus dichos acerca de que Mauricio no estaba "preparado" para ser presidente. "Tres años después anunció su intención de postularse para Presidente de la Nación. Recuerdo que entré en pánico, no dudaba de que si se lo proponía iba a lograrlo, pero mi corazón de padre sabía que sería muy dura la lucha si enfrentaba a la ex presidente... tal como fue. Estando en China, durante el viaje que realizó Cristina Kirchner, un periodista me preguntó mi opinión al respecto. Contesté: ´Con la cabeza lo votaría porque sería el mejor presidente, con el corazón, no; sufro por todo lo que él, deberá padecer´. Fui malinterpretado por mis otros hijos, nietos, amigos y por la opinión pública. Pocos entendieron que me asustaban los posibles peligros que podía correr y la dura vida que podía esperarle a él y a su familia".

Sin embargo, según el empresario, esta opinión se revirtió cuando María Eugenia Vidal resultó electa gobernadora por la provincia de Buenos Aires. "Supe entonces que debía deponer mis miedos, dejar atrás cualquier fricción con Mauricio y darle mi completo apoyo. A pesar que pocos días antes había sufrido un problema importante en mi salud, me dirigí al bunker de Cambiemos para estrecharlo en mis brazos.Me enteré, que al día siguiente en una entrevista periodística mi hijo visiblemente emocionado había dicho: ´En algún lugar, uno siempre espera la aprobación de sus padres. El abrazo que me dio ayer, cero palabras, con los ojos vidriosos... ya está´".