Representantes de las provincias productoras de hidrocarburos, empresarios y sindicalistas volverán a reunirse con las autoridades nacionales para tratar la crisis que atraviesa el sector ante la caída del precio internacional del crudo y la decisión de quitar subsidios a esa industria.
Las autoridades nacionales volverán a reunirse este lunes con los representantes de las provincias productoras de hidrocarburos, empresarios y sindicalistas para solucionar el conflicto de los trabajadores petroleros que amenazan con dejar sin gas ni petróleo al resto del país ante los despidos en el sector.

En víspera de este encuentro, hubo plenarios sindicales en Chubut, Santa Cruz y Neuquén, donde los delegados de los gremios de Petroleros Privados se interiorizaron de la marcha de los últimos encuentros y renovaron su inquietud sobre el futuro del empleo del sector.

La reunión estará encabezada por el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, como presidente de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, por el lado de Nación. También participarán autoridades provinciales y sindicalistas del sector.

La reunión estará encabezada por Mario Das Neves y Rogelio Frigerio

El sindicalista de los petroleros privados de Chubut Héctor Millar señaló que mientras el jefe sindical Jorge Ávila se encontraba en Buenos Aires a la espera de la reunión de mañana, "hay incertidumbre" luego de que varias empresas frenaron la labor de más de 50 equipos en la zona.

"No nos vamos a quejar de la cantidad de reuniones, sí nos vamos a quejar en cuanto a la calidad. Fuimos a buscar una respuesta y encontramos un muro del brazo político del Gobierno nacional. Al brazo empresarial poco le importa salvaguardar los puestos de trabajo de una industria que está subsidiada y es privada", advirtió.

Millar apuntó que "no vamos a negociar los salarios, porque se hablaba de que Nación iba a subsidiar y que los petroleros de Chubut habían negociado entregar la discusión salarial".

El conflicto se desató como consecuencia de la baja del petróleo a nivel mundial y la intención del Gobierno de revisar los subsidios que sostienen el valor interno del barril muy por encima de lo que realmente cuesta. Esta crisis que podría terminar con 5 mil trabajadores despedidos.

La principal queja de los sindicatos es que el costo de producción para extraer el petróleo es de 35 dólares por barril, por lo que reclaman el aporte estatal para el crudo que exportan y así poder sostener la producción y los puestos de trabajo.

Durante 2015, las empresas petroleras contaron con un valor de 77 dólares el barril para la variedad Medanito que se produce en la Cuenca Neuquina, y unos 63 dólares por el tipo Escalante de la Cuenca del golfo que comparten las provincias de Chubut y de Santa Cruz.

Esos valores desde principios de este mes pasaron a 63,50 y 54,90 dólares para el Medanito y el Escalante, respectivamente, y este último por ser un tipo de crudo más pesado tiene menor demanda por parte de las refinerías del mercado local y obliga a las empresas a exportar parte de la producción.