Efectivos de la policía de Chubut, Gendarmería Nacional y otras fuerzas de seguridad buscan a un hombre que, disfrazado como brigadista forestal, fue visto el viernes iniciando fuego en cercanías de Trevelin, donde desde hace siete días combaten un incendio de campos que afectó a unas 600 hectáreas.
El coordinador de Planificación del Sistema Provincial de Manejo del Fuego, Rodrigo Robeta, dijo a Télam que el incendiario fue detectado por combatientes forestales provenientes de Santa Cruz e iba vestido "con una camisa roja y pantalón oscuro, como los brigadistas, pero en cambio usaba zapatillas en lugar de botas".

"Lo vieron encendiendo fuego en la zona de Los Cipreses, cerca del incendio, y en cuanto percibió que lo habían descubierto huyó y se escondió en el bosque", señaló Roberta.

Gendarmería y la policía provincial desplegaron un operativo con apoyo aéreo para cercarlo pero no lograron dar con el fugitivo, al que siguen buscando, en tanto los brigadistas apagaron los focos y encontraron los elementos usados por el delincuente para encender el fuego.

Se trata del tercer sospechoso de iniciar incendios en la provincia, tras la detención de un hombre -que sigue preso- y su hijo adolescente, luego liberado, que actuaban en el Parque Nacional Los Alerces (PNLA).

El hombre y su hijo quedaron a disposición del juez federal de Esquel, Guido Otranto, que los investiga por el grave delito.

El incendio iniciado el domingo 24 ya está controlado por los equipos de Chubut, de Parques Nacionales y del Servicio Federal de Manejo del Fuego (SFMF), que tuvieron refuerzos de bomberos voluntarios y municipios de la zona, y ahora mantienen guardia de cenizas para evitar rebrotes hasta su extinción.

En tanto, el incendio de bosques nativos que comenzó hace diez días en el parque nacional Los Alerces y ya quemó 1.730 hectáreas estaba circunscripto en todo su perímetro, por lo que no puede avanzar, pero aún tiene sectores con mucha actividad ígnea, que dificultan el control de brigadistas y medios aéreos.

Ambos incendios, en el noroeste de Chubut, demandaron el trabajo de 300 personas de todos los organismos y sectores involucrados con este tipo de emergencvias y la intervención de cuatro aviones hidrantes y tres helicópteros con helibaldes.