Entre los republicanos el voto es secreto, mientras que los demócratas formarán grupos por candidatos para adjudicarse delegados. Donald Trump (republicano) y Hillary Clinton (demócrata) lideran las encuestas.


Los electores de Iowa serán, como cada cuatro años, los primeros en votar en las primarias presidenciales de Estados Unidos, que se lanzan este lunes.

Hillary Clinton defiende su posición de favorita en tiendas demócratas, mientras que en el bando republicano el magnate de los bienes raíces Donald Trump intentará probar que no solo es un fenómeno mediático.

Entre los republicanos el voto es secreto, mientras que los demócratas formarán grupos por candidatos para adjudicarse delegados.

La semana siguiente, las primarias seguirán en New Hampshire, y sucesivamente en los otros estados hasta junio. Las elecciones presidenciales tendrán lugar en noviembre.

Desde los años 1970, Iowa defiende mantener el privilegio de ser el primer estado en votar en las primarias, lo que le permite ejercer un peso desmesurado con respecto a sus tres millones de habitantes.

Fue en este estado que en 2008 comenzó a cambiar la fortuna de Hillary Clinton, de 68 años, en favor del Barack Obama. Este año, la novedad se llama Bernie Sanders, el senador por el estado de Vermont de 74 años.

"Estados Unidos no se puede permitir escoger entre ideas que suenan bien en el papel pero que no pueden aplicarse", dijo Hillary Clinton en su último mitin la noche del domingo en Des Moines ante unas 2.600 personas, en alusión a las propuestas de Sanders.

La última encuesta divulgada el sábado por el diario Des Moines Register otorga a Hillary 45% de las adhesiones, contra 42% para Sanders.

Por el lado de los republicanos, el polémico Donald Trump lidera las encuestas con el 28% de intención de voto y volvió a tomar distancias de su competidor más cercano: Ted Cruz, quien acaricia el 23%.