Un sacerdote católico contó que en los últimos días de diciembre recibió un llamado de una mujer cercana al Presidente que lo convocó para exorcizar la residencia presidencial. Finalmente, Macri optó por encargar esa tarea a budistas.
Un sacerdote platense reveló que el presidente Mauricio Macri lo contactó a través de una mujer para exorcizar la quinta presidencial de Olivos, aunque finalmente el primer mandatario optó por encargar esa tarea a budistas.

Se trata del cura católico Carlos Mancuso, quien contó que a fines de diciembre recibió un llamado en su domicilio, en La Plata, de "una señora de apellido Gómez" que se presentó como representante del presidente para encargarle una "limpieza" espiritual en la residencia presidencial.

cura mancuso.jpg
Según el diario Buenos Aires Herald, afirmó que no sabía si se trataba de una "infestación" (un espíritu poseído que recorre los ambientes), una "obsesión demoníaca" (el demonio que persigue a una persona y le provoca malestar) o "un poseso" (el maligno que está dentro del ser humano), que de acuerdo con el catolicismo requieren terapias específicas cada uno.

Asimismo, el religioso dijo que tres días después la misma señora lo llamó para disculparse y señaló que el jefe de Estado había optado por otra solución apelando a un rito budista.

Mancuso atiende en el Hogar Sacerdotal de La Plata, en la calle 60 entre 27 y 28, y fue un cura regular durante 33 años en la parroquia San José de la capital bonaerense.

El sacerdote afirmó que ayuda a infectados de diferente signo, entre los cuales figura un ex gobernador de la provincia de Buenos Aires cuyo nombre no quiso revelar.