El hombre desconfiaba de su esposa y, para proteger sus bienes materiales, decidió divorciarse pero sin decirle nada a ella. Ahora, la mujer le inició un juicio millonario y le reclama una pensión alimentaria para su hija.
Ella creyó que estaba felizmente casada, pero 20 años después del casamiento descubrió una mentira que le cambió la vida: su esposo se había divorciado de ella apenas unos días después de la boda para proteger sus bienes materiales.

Se trata de la historia de Cristina Carta Villa, de 59, quien se casó con Gabriel Villa, un hombre 30 años mayor que ella.

Ellos estuvieron dos décadas juntos, viajaban frecuentemente, vivían a veces en Nueva York y otras en Francia. Sin embargo, él guardaba un terrible secreto que salió a la luz y que terminó con esos años de felicidad.

Cristina supo que el hombre se había divorciado cuando llegó una factura de impuestos y su nombre no estaba en ella, por lo que contrató a un abogado para que investigara. El letrado le afirmó que el divorcio era un hecho y que además, se había logrado bajo el argumento de 'incompatibilidad de temperamentos'.

Ahora, la mujer demandó a su "marido" por el valor de varios inmuebles, además de una pensión alimenticia para su hija.