La organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este lunes como emergencia pública y de importancia internacional el virus zika y los defectos congénitos que este puede causar.

Con esta medida, el organismo de Naciones Unidas pretende contener la expansión de este virus que ha sido vinculado con miles de casos de microcefalia en Brasil y que mantiene en alerta a una veintena de países de América Latina.

La relación directa entre el Zika y la microcefalia es "fuertemente sospechosa pero no ha sido probada científicamente", declaró la directora de la OMS Margaret Chan.

Chan aconsejó que las mujeres embarazadas no viajen a los países más afectados si no es necesario. Y si deben hacerlo, que usen mangas largas y repelente de mosquitos.

La declaración de la emergencia implica que se invertirá en investigación y esfuerzos para controlar el brote con rapidez.

Chan afimó que no hay motivos para restringir los viajes, pero que el control del mosquito es de máxima prioridad.

De esta manera, la OMS pone al Zika en la misma categoría de atención internacional que obtuvo el Ébola en 2014.