Aaron y Kevin, de 9 y 11 años, desaparecieron el domingo cuando iban a la fábrica de ladrillos donde trabaja su padrastro. Los nenes fueron derivados a un hogar y se les tomará testimonio a través de una Cámara Gesell.

Los hermanos que aparecieron en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro fueron trasladados a un hogar hasta que la Justicia determine si pueden volver con su familia, ya que investigan si los chicos eran víctimas de explotación infantil.

"La mamá de ellos los mandó a que me ayudaran en la fábrica para que terminara temprano, pero nunca llegaron", conto Magdyel, el padrastro de los nenes en declaraciones a C5N.

La Justicia intenta determinar por estas horas si los chicos se escaparon de la casa debido a que eran obligados a trabajar en la fábrica de ladrillo, en la que trabajaba el padrastro. Es por ello que los menores deberán dar testimonio a través de la Cámara Gesell.