El hombre colgaba de la cuerda cuando de repente alguien en las butacas se dio cuenta de que la situación no era parte de la obra, sino que había salido mal.
Raphael Schumacher, de 27 años, quedó al borde de la muerte esta semana tras ahorcarse durante su actuación en un teatro de Pisa, en Italia. El hombre no dejó una nota suicida, por lo que la Policía cree que puede haber sido un accidente.

Schumacher estaba en plena representación el lunes pasado en el teatri Lux del centro de Pisa cuando de repente quedó suspendido en el aire, sostenido sólo por la soga con nudo corredizo que le apretaba el cuello, informó el sitio británico The Times.

actor 2.jpg
Como el actor tenía una capucha sobre su cabeza, pasaron algunos minutos antes de que una mujer que estaba sentada entre el público se percatara de que algo estaba mal. Para ese momento, el hombre ya había sufrido lesiones por falta de oxígeno y permanece en coma.

Se suponía que Schumacher estuviese parado sobre una caja y que el nudo fuese falso, pero las cosas no salieron tal como estaban planeadas. "Tenía que tener puesto un arnés para que no se cayera", aseguró uno de los compañeros de elenco del actor.

La madre de Schumacher contó que el hombre había perdido a su padre "hace poco" y que se había separado de su novia luego de eso, pero así y todo el actor "había encontrado su serenidad de nuevo", por lo que no tenía motivo para terminar con su vida.

El actor no escribió una nota suicida, por lo que la Policía considera que se trató de un accidente, informó el sitio ITV.