A través de un comunicado, la jefa de política de productos de Facebook, Monika Bickert, anunció que los ciudadanos ya no podrán utilizar sus redes sociales como Intagram para anunciar y contactar con posibles compradores de armas de fuego.

La prohibición afectará solo a las transacciones entre particulares, por lo que las empresas autorizadas para ello podrán seguir promocionando sus productos en Facebook e Instagram.

"Durante los últimos dos años, más y más gente ha usado Facebook para descubrir productos y para comprar y vender cosas entre individuales", apuntó Bickert.

"Seguimos desarrollando, probando y lanzando nuevos productos para hacer que esta experiencia sea aún mejor para la gente y actualizando nuestras políticas de regulación de bienes para reflejar esta evolución", concluyó.

Facebook ya prohíbe la venta a través de sus plataformas de marihuana, productos farmacéuticos y drogas ilegales. Ahora la red social suma a Instagram a esta política.

Pese a no estar directamente implicadas en las operaciones, las redes sociales sirven de mercado on-line para negociar la compra-venta de armas de fuego, lo que durante los últimos meses ha hecho que aumentara la presión sobre Facebook a favor de esta medida por parte de políticos y activistas.

Desde la matanza en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut) en diciembre de 2012, en la que fueron asesinados 20 niños y 6 adultos, el presidente, Barack Obama, ha llevado a cabo una campaña a favor de una mayor regularización del derecho constitucional a poseer y portar armas.

Tras el atentado de San Bernardino (California) del pasado 2 de diciembre, en el que dos terroristas atacaron un centro de asistencia para discapacitados, mataron a 14 personas e hirieron a más de 20 con armas adquiridas legalmente en EE.UU., los esfuerzos de Obama se han redoblado y el control de las armas de fuego se ha vuelto a situar en el centro del debate político.