La gobernadora aseguró que Macri busca "paralizar las obras" en la provincia patagónica y advirtió que sabe que su apellido "tiene un precio".
La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, criticó con dureza al gobierno de Mauricio Macri al asegura que "busca ahogar financieramente a la provincia", y advirtió que sabe que su apellido "tiene un precio".

En declaraciones al diario La Opinión Austral, Kirchner argumentó que "el 97 por ciento de las obras públicas que hay en Santa Cruz son financiadas por Nación y hoy están paralizadas".

Lo cierto es que esta semana, la UOCRA mantiene diariamente cortes de ruta en al menos 13 localidades de Santa Cruz, en reclamo contra los despidos y deudas salariales. "Son 2 mil millones de pesos en obras que están paralizadas y no estoy hablando de las represas, que son casi 5 mil millones de dólares", acotó.

La gobernadora argumentó que "el mes que viene las regalías van a bajar y ya nos han avisado distintas empresas que están en riesgo puestos de trabajo".

En este sentido, sostuvo que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, le aseguró que las obras públicas "no se iba a interrumpir, pero hay un desentendimiento total del gobierno nacional".

Asimismo, disparó contra el secretario general de UOCRA, Gerardo Martínez, con quien "intenté comunicarme y aún no he podido. Hace tres semanas de esto".

"Cada vez me doy cuenta más, en las sucesivas reuniones, que mi apellido tiene un precio y mi único compromiso es con los santacruceños", sostuvo.

Kirchner agregó que "hay una fuerte adversidad a lo que significa el proyecto nacional que ha representado Néstor y Cristina, y entonces creo que soy buscada por lo que represento".