El juez federal Sergio Torres sólo investigará si los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci tuvieron apoyo de bandas narco para escapar de la cárcel y mantenerse prófugos. Las otras dos causa, la fuga y el tiroteo en Ranchos, seguirá en la justicia de Santa Fe.
El juez federal Sergio Torres rechazó unificar en su juzgado las causas por la fuga de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y de Víctor Schillaci del Penal de General Alvear, ocurrida el 27 de diciembre pasado.

Torres solo investiga si los acusados tuvieron apoyo de bandas de narcotraficantes, y los abogados de Martín Lanatta, habían pedido al juez que acumulara a ese expediente el de la fuga del penal de General Alvear y el intento de homicidio de dos oficiales de la bonaerense en Ranchos.

El abogado argumentó que como los tres hechos están relacionados debían investigarse juntos por la justicia federal, pero Torres rechazó el pedido.

El juez Torres fue contundente al respecto y en un fallo sostuvo que "este Tribunal se encuentra exclusivamente abocado a obtener información y elementos de prueba destinados a corroborar la existencia de una organización destinada al tráfico de estupefacientes".

Explicó el magistrado que las causas "tienen por objeto la investigación de delitos distintos entre sí, los cuales se cometieron en jurisdicciones diferentes, y que resultan de exclusiva competencia de la justicia ordinaria mientras que el hecho aquí pesquisado es de clara competencia federal".

También advirtió en su fallo que investigar todas las causas vinculadas a la fuga implicaría acumular los expedientes que se abrieron en Santa Fe, donde fueron recapturados, que son las del intento de homicidio de dos gendarmes y el secuestro de un ingeniero. Ello "claramente iría en desmedro del trámite del expediente a mi cargo".

Los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez estuvieron 15 días prófugos hasta que fueron recapturados y alojados en la cárcel de Ezeiza.