Según un informe de la calificadora de riesgo la expansión de los precios excederá en al menos 10 puntos porcentuales las expectativas del gobierno de Macri. Recomienda que las subas salariales estén por debajo de la inflación, aseguró además que el déficit fiscal apenas caerá de forma moderada y que crecerá el endeudamiento.
Muy lejos de las expectativas inflacionarias marcadas por el gobierno, la calificadora de riesgo Standard & Poor's advirtió que la inflación anual se ubicará en torno del 35%. Según la agencia estadounidense se espera una disparada de los precios a nivel general debido a la devaluación del peso y las alzas en las tarifas energéticas, entre otros factores.

Frente a este panorama recomendó precisamente seguir la misma política que busca imponer el gobierno nacional: despegar los incrementos salariales de las metas inflacionarias.

"El éxito en la gradual estabilización de la economía dependerá, en gran medida, de contener los incrementos salariales" indica el informe que deja en evidencia la puja que gobierno, empresas y sindicatos protagonizarán una vez iniciadas las discusiones paritarias. Mientras desde el Ejecutivo y el sector empresarial se apuesta a imponer un techo a las subas salariales en torno al 25%, desde distintos sectores gremiales hablan de un piso de 30%.

"El éxito en la gradual estabilización de la economía dependerá de contener los incrementos salariales" señala S&P

Standard & Poor's estimó además que la reducción del déficit fiscal, uno de los principales objetivos del gobierno de Mauricio Macri, apenas decrecerá en forma modesta, desde el 7,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2015, ya que algunas medidas como el fin de los subsidios a las facturas de la luz supondrán un ahorro, pero otras, como la reducción de las retenciones a la exportación, implicarán una reducción de la recaudación fiscal.

La calificadora también espera que la deuda de Argentina sufra este año un incremento gradual hasta llegar al 51% del PBI, frente al 50% de 2015 y el 41% de 2014.

La perspectiva de la calificación en moneda local es estable, según S&P, como reflejo de las nuevas políticas del gobierno nacional, aunque se señalan las "potenciales dificultades" que conlleva la implementación de los planes de Macri. En ese sentido la calificadora consideró que las autoridades del Poder Ejecutivo presentaron "un plan creíble para lidiar con los desequilibrios macroeconómicos de larga presencia" al eliminar las restricciones sobre la moneda extranjera e iniciar negociaciones con los fondos buitre.

Según la calificadora de riesgo el endeudamiento de la Argentina crecerá este año hasta el 51% del PBI

Como resultado de ello elevó la calificación en moneda local de largo y corto plazo a "B-/B" desde el anterior nivel "CCC+".

Respecto de las negociaciones con los fondos buitre S&P consideró "difícil prever cuánto tiempo llevará el proceso y cuáles serán los parámetros claves de acuerdo (con los litigantes). En cualquier caso, recuperar el acceso a los mercados de capital internacionales es muy importante para que el Gobierno complete su estrategia de corregir los principales desequilibrios macroeconómicos".

Y advierte: "La administración de Macri probablemente enfrentará importantes desafíos políticos a sus ambiciosos planes". En este sentido destaca a las negociaciones paritarias, que están apenas comenzando pero "ya se prevén muy complicadas".